Aiel Marino Oeste Trolloc Seanchan

Bastante más grandes que los humanos, y conocidos por sus obras artísticas (la mayoría de las grandes ciudades del Oeste son obra de los Ogier), los Ogier son criaturas pacíficas que viven en pequeñas comunidades apartados de los humanos. Debido a su longevidad (viven cinco veces mas que un humano), los Ogier tienden a tomar decisiones con calma, a actuar y hablar lentamente. Su afán viajero hace que algunos de ellos se hagan trotamundos, pero si un Ogier tiene que luchar es tremendamente peligroso por su contundencia. En realidad, que actuen lenta y cuidadosamente se debe a su innata preocupación por la seguridad del mundo y de los humanos. Los Ogier son famosos por cumplir siempre sus promesas. Los Ogier cuando llevan mucho tiempo fuera de un Stedding, empiezan a sufrir un mal, llamado añoranza o nostalgia, que les obliga a volver a la seguridad del Stedding. Si no vuelven los Ogier sufren y caen en una depresión. Un tiempo en un Stedding cura a un Ogier de su nostalgia.

El lugar de Origen de los Ogier, es el Stedding Shangtai.

Los Ogier tienen un penalizador de un punto en Destreza y en Carisma.

Los Ogier reciben dos puntos extras en Fuerza y uno en Constitucion.

Los Ogier reciben un punto extra de movimiento por nivel.

Son de tamaño grande.

Los Ogier sienten nostalgia de sus steddings cuando se alejan de ellos.

Los Ogier dominan notar atajos.

Los Ogier dominan activar.

Los Ogier saben descifrar las escrituras de los pedestales de los atajos.

Aprender a navegar les cuesta el doble.

Aprender a montar les cuesta el doble.

Los Ogier no pueden aprender a talar.